ADICCIÓN A LA COMIDA O COMER COMPULSIVAMENTE

¿CÓMO ES TU RELACION CON LA COMIDA?, ¿COMES SIN TENER GANAS?, ¿COMES COMPULSIVAMENTE SIN QUE PUEDAS PARAR? 

Si te está pasando esto puede ser un buen momento para que podamos pensar qué está ocurriendo. Puede que estés atravesando una mala época, una ruptura, una situación estresante en el trabajo o llevas tiempo con atracones de comida y ahora está siendo el momento de hacer frente a un problema que te hace sufrir y además te está generado sobrepeso, problemas de salud o falta de autoestima.  

Empecemos desde el principio. La comida no es sólo alimento.  Ya desde la primera “toma”, ya sea con lactancia materna o con biberón, la mamá (o figura de cuidado que puede ser el padre, los abuelos, un cuidador) deposita en el bebé el alimento y también una mirada, un tono de voz, un estado emocional que se va trasmitiendo. Por lo que no podemos separar el alimento del afecto, vienen juntos siempre. 

Así que la pregunta que te planteo es la siguiente: ¿para qué comes? ¿en qué momentos comes? Puede que la comida sea una vía que la mente ha cogido, inconscientemente, como forma de tranquilizarte, de anestesiarte de algo doloroso, de evadirte de algún malestar. Incluso puede que no reconozcas lo que sientes, qué situación lo ha generado, sólo sabes que no puedes parar de comer. 

Escucharás a familiares o amigos que tienes que dejar de comer, que hay que esforzarse, que el querer es poder; a lo mejor te escondas de ellos para que no te vean comer y finalmente te sientes culpable. 

Comer compulsivamente suele indicar altos niveles de ansiedad, una forma de no sentir lo que estás sintiendo, una forma de distraerte. 

Cada persona tiene su historia vital con sus emociones y sus significados. Puede que sea ahora un buen momento para averiguar qué sentido tiene en tu vida el malestar que estás sintiendo, de dónde viene y cómo canalizarlo de forma saludable y constructiva, ya que habrás intentado muchas estrategias que acaban terminando de la misma manera. Puede que sea el momento de coger las riendas de tu vida y empezar a construir otra forma de regularte emocionalmente.  

Dña. Vega de Marcos
Psicóloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.