Para la fotodepilación médica, es indispensable la realización de una adecuada historia clínica donde se valore la morfología del pelo y el fototipo del paciente, además de conocer la existencia de posibles contraindicaciones. Estas pautas son imprescindibles a la hora de calibrar la intensidad del pulso de la luz.

Se aplica sobre la piel del paciente un dispositivo que emite en forma de luz, el potencial de energía que ha sido seleccionado. Una vez absorbida, la energía lumínica se transforma en energía calórica cuyo efecto es la lesión folicular.

Las sesiones deben repetirse mensualmente al principio, hasta que llegado el momento en el cual habrá cada vez menos pelo y con un crecimiento más lento.

 

¿CUÁNTAS SESIONES SE NECESITAN PARA QUE SEA EFICAZ?

Determinar el número de sesiones necesarias en cada caso particular es muy difícil, ya que depende (como hemos dicho antes) de diversos factores.

Pero podemos decir que se necesitan un mínimo de 5 sesiones para notar resultados óptimos, aunque los resultados serán notables desde la primera sesión.

Una vez realizado el tratamiento, habrá que esperar unos veinte días para comprobar que, efectivamente, el pelo se ha desprendido de la raíz y se cae sin ninguna resistencia.

Es conveniente utilizar protección solar en las zonas tratadas y tener en cuenta que sobre el pelo sin melanina (pelo cano) no será efectivo.

 

(*) Primera consulta gratuita. Llámanos y pide ya tu cita.

 

Dra. Dolores Redondo Blas